Noticias

Dan a conocer vida y obra de Mariano Otero en el Departamento de Derecho
9 de Sep del 2017
Con la finalidad de actualizar académicamente a los docentes y complementar los conocimientos que los estudiantes reciben, en el Departamento de Derecho se presentó la conferencia Vida y obra de Mariano Otero, a cargo de Genaro Góngora Pimentel, exministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El evento se desarrolló la tarde del 6 de septiembre en el auditorio Roberto Reynoso Dávila, donde la jefa del Departamento, Adelina Galindo Romero, al dar la bienvenida a los asistentes dijo que Góngora Pimentel es toda una institución en el campo del derecho, no sólo por su actividad docente, sino también por su gran desempeño como abogado litigante y funcionario de alto nivel y su vasta obra en materia constitucional y de amparo, que se ha visto nutrida recientemente por títulos como El voto jurisdiccional, La lucha por el amparo fiscal y Crimen organizado, entre muchos otros.

Por su parte, el invitado compartió: "me da mucho gusto estar en la Universidad de Sonora, donde estudié la preparatoria, para decirles que si alguna vez ingresan al edificio de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, pueden ver en la entrada dos enormes estatuas: del lado izquierdo está Don Ignacio Luis Vallarta, y del lado derecho, del mismo tamaño, de la misma importancia, está José Mariano Fausto Andrés Otero Mestas, o Mariano Otero, una de las figuras más relevantes e influyentes del constitucionalismo liberal mexicano".

Mariano Otero fue un distinguido jurista que dio nuestra patria, agregó Genaro Góngora, testigo de grandes gestas heroicas del pueblo mexicano, que le permitieron entender cómo se debatía el país en un contexto nacional e internacional, en que las estructuras políticas de América y Europa se consolidaban hacia la formación de estados modernos, en el que la preminencia del derecho, el liberalismo económico y una mayor tolerancia religiosa eran las bases para la construcción de las nuevas sociedades basadas en la idea filosófica y social del positivismo.

Otero nació en Guadalajara, "una ciudad que resulta clave en la lucha por la independencia de México: ahí se dan los primeros esbozos de lo que más tarde serán las bases del federalismo mexicano, y de la idea, consolidada por Juárez, de secularizar el Estado de la iglesia católica, que tanta influencia pública y política tenía en el contexto nacional", agregó en el auditorio Roberto Reynoso Dávila.

Fue compañero de Benito Juárez en la Facultad de Derecho, estudió en el seminario y en el instituto del estado, donde se formó como católico ortodoxo, pero también en la Facultad de Jurisprudencia, donde obtuvo el título de abogado, destacó el distinguido invitado.

Comento que la admirable capacidad y talento intelectual que Otero poseía le permitió desempeñarse como académico, abogado, legislador, diplomático y servidor público, actividades en las que luchó por impulsar la forma republicana de gobierno, instituciones que constituyen los pilares de nuestro sistema constitucional, ideal que compartía con otros distinguidos liberales como Manuel Crescencio García Rejón, Melchor Ocampo y Ponciano Arriaga, entre otros.

Pero es el aporte clave al constitucionalismo mexicano y al derecho en general lo que hace de Mariano Otero la figura central en el desarrollo de la formación del México actual, subrayó Góngora, y destacó las propuestas para una constitución, documento en el que reflexiona sobre los elementos necesarios para el fortalecimiento de las instituciones nacionales, "y a partir de estos postulados sus ideas resultan decisivas para la formación del proyecto del acta de reformas de 1847", citó.

En esta propuesta se pueden apreciar los primeros pasos que permitieron establecer instrumentos jurídicos tan importantes como la acción de inconstitucionalidad y el juicio de amparo, que se configuró como el medio de control constitucional de carácter judicial más importante para la defensa de los derechos fundamentales de los ciudadanos, idea que se retomó en la Constitución de 1857 y se reprodujo de manera similar en el actual artículo 103 constitucional", precisó el expresidente de la SCJN.

"El desarrollo propio del amparo mexicano ha dado a Otero el lugar privilegiado como el ilustre jurista que hoy todos reconocemos en él", concluyó ante decenas de estudiantes y académicos del Departamento de Derecho.

En el evento estuvo presente el presidente de la Barra Sonorense de Abogados, Jorge Antonio Villa Miranda, así como todos los integrantes del consejo directivo que presiden esa asociación, además de maestros de las diferentes asignaturas del Departamento y compañeros de generación de Genaro Góngora. (CDM)

http://www.uson.mx/noticias/default.php?id=24585