Noticias

Académico de Cuba destaca el tema de la oralidad en el derecho internacional
7 de Junio del 2018
El combate a la delincuencia es un fenómeno multisectorial y disciplinar donde interviene, además de otros elementos que ayudan al control social, el proceso penal orientado a la función fundamental de garantizar los derechos de los ciudadanos, afirmó Juan Mendoza, vicedecano de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana, Cuba.

El proceso penal oral, dijo el profesor titular de Derecho procesal de aquella institución educativa, representa un factor clave dentro del sistema de justicia de combate a la delincuencia en todos sus ámbitos, "desde aquella de baja pela hasta los altos niveles crimen organizado".

Planteó que no se puede garantizar en una sociedad los derechos de los ciudadanos cuando, mediante salidas alternativas, se deja en libertad a quienes han quebrantado la ley. "Quienes entran en conflicto quebrantado la legalidad y el orden social y no van a la prisión, devolviéndolo a la calle, es de esperarse que en consecuencia pueda entrar en situaciones de reincidencia", reiteró.

Por ello, es entonces cuando la sociedad puede pensar que el proceso penal no ayuda, sino que más bien ha traído aparejado un incremento de la delincuencia.

El académico cubano advirtió que, en ocasiones, se interpreta de manera errónea que la garantía que el proceso penal lleva aparejado con oralidad hacia los derechos de los ciudadanos, puede favorecer la delincuencia.

"Recordemos que en la lucha contra ese cáncer social también intervienen el derecho penitenciario, el control social y todos los aspectos de la criminología que puede aportar a la sociedad", reiteró, tras señalar que el proceso penal no es una cura para la delincuencia.

No es la solución mágica

Invitado a ofrecer el taller Oralidad en el Derecho Internacional dentro del programa de la V Semana del Derecho Internacional y Comparado, que concluirá este viernes en el Departamento de Derecho, indicó que la temática la orientó hacia los procesos penales a la luz del derecho comparado en América latina e Iberoamérica, así como la forma en que su transversalidad y los nuevos paradigmas tendrían que implementarse en nuestra realidad jurídica actual.

Asimismo, planteó que se ha reflexionado sobre los principios que informan los procesos seguidos por oralidad, que otros países han implementado con éxito y retomados por el derecho comparado, y que pudieran dar una alternativa de solución a nuestros procesos judiciales sonorenses, desde la perspectiva del derecho internacional.

Juan Mendoza sostuvo que la implementación del nuevo código de procedimientos penales y la realización de juicios orales como una nueva realidad en la administración de justicia influye no solamente en lo justiciable, sino en todo el sistema de la administración de la justicia penal.

"Normalmente, en la implantación de los juicios orales, se conciben en algunos lugares como la solución mágica del tema de delincuencia, por ejemplo", expresó ante la presencia de Eusebio Francisco Flores Barraza, presidente de la Academia de Derecho Internacional del Departamento, organizador del curso taller de cinco días que reunió a 60 participantes entre docentes, estudiantes de la carrera y profesionales del derecho.

"En este taller hemos tenido el privilegio de combinar a docentes de mucha experiencia que contribuyen con su sapiencia, experiencia y conocimientos, con jóvenes que sin duda también ayudan con su frescura y su inteligencia para formar una dinámica y sinergia muy interesante. Me siento muy satisfecho con los resultados que el taller ha tenido", dijo.

Hizo ver que quienes han trabajado mucho tiempo en el proceso penal, el nuevo modelo oral les significa un cambio en las estructuras, actitudes y comportamiento, pero que en el caso de los jóvenes que se forman en este campo disciplinar en las universidades están ya convertidos en nativos en la oralidad.

"Nosotros somos migrantes ante los nuevos modelos y desafíos en el desempeño profesional; en cambio, hoy al joven universitario se le enseña las técnicas de litigación, cómo interrogar, uso del lenguaje, oratoria y, cuando sale a la práctica, se encuentra en un medio propicio para él, ya que precisamente se ha formado bajo el esquema de técnica sobre la base de la oralidad", concluyó. (JAR)

http://www.uson.mx/noticias/default.php?id=26424